Inicio / Internacional / Estados Unidos se echa a las calles para protestar por la separación de familias en la frontera

Estados Unidos se echa a las calles para protestar por la separación de familias en la frontera

Spread the love

El escándalo de la separación de familias de inmigrantes irregulares, la política híperagresiva de Donald Trump de separar a los padres de los hijos cuando cruzan la frontera, ha provocado un escándalo que tiene su reflejo este sábado en las calles de todo Estados Unidos. Más de 600 manifestaciones coordinadas en todos los Estados, bajo el lema Mantened a las familias juntas, protestaron este sábado en una demostración de fuerza que rivaliza con las convocatorias por los derechos de las mujeres, dando una idea del nivel de indignación con la política de “tolerancia cero”de Trump, que no se ha atrevido a defender ni el Partido Republicano.

Las marchas en la costa Este empezaron a reunirse desde las 10 de la mañana. La de Nueva York partió bajo un intenso calor de la plaza donde está el tribunal federal de inmigración, el más grande de Estados Unidos. Las exigencias de la convocatoria eran tres: reunificar inmediatamente con sus padres a los alrededor de 2.000 niños migrantes que permanecen separados; acabar con esta política; y acabar con la detención de familias. Hace una semana, Trump firmó un decreto en teoría en esa dirección. Los manifestantes este sábado consideraban que no es suficiente y piden que se defina un plan preciso para reunificar a los menores con sus padres.

“Estas detenciones son deplorables y antiamericanas”, señalan los organizadores del movimiento Rise and Resist (álzate y resiste), “las familias deben estar juntas y por eso necesitamos terminar con esto ahora”. Una multitud cruzó el puente de Brooklyn, para concentrarse después en la plaza Cadman. Otra marcha estaba convocada ante la torre Trump, residencia privada del presidente. “Se trata de combatir cualquier política que amenace la democracia, la igualdad y las libertades civiles”.

Los manifestantes insistían en que no son radicales. “Hasta aquí hemos llegado”, comentaba Rob, mientras camina con su familia hacia Brooklyn, “sentí que debía hacer más. Es una política horrenda”. Maya, de 12 años, es la primera vez que acude a una marcha. “Es importante movilizarse”, valora mientras muestra una pancarta en la que se puede leer “buscar refugio no es un crimen”. Le acompaña su madre, Diane, “es contrario a todos los valores en los que creemos’.

Entre los organizadores de la marcha se encuentran sindicatos como la National Domestic Workers Alliance, que representa a las niñeras. Muchas son inmigrantes ilegales. Comentan que no vieron una movilización como esta por todo el país ni cuando las deportaciones exprés con Barack Obama. Los responsables de la New York Immigration Coalition añaden que esta lucha viene de lejos y no puede terminar por el hecho de que el presidente haya firmado la orden ejecutiva. “Arrebataron a miles de niños de sus padres, los encerraron y los repartieron por todo el país”, señala Steven Choi, director ejecutivo de este grupo que da asistencia a los inmigrantes. Estas movilizaciones, insiste, sirven para mostrar la solidaridad que los residentes legales tienen hacia ellos.

Las manifestantes piden al presidente que muestra “algo de decencia moral” y rechazan la política por la que se criminaliza a personas que están abandonando sus países para escapar de la violencia y buscar protección en Estados Unidos. “Si la Administración no es capaz de acabar con este tratamiento tan cruel e inmoral de los inmigrantes”, insiste Choi, “entonces deberá hacerlo el Congreso antes de que acaben en La Haya por crímenes contra la humanidad”.

“Los republicanos están permitiendo a Trump cumplir las promesas que hizo durante la campaña”, añaden desde Empire State Indivisible. Todos defienden la abolición de la policía migratoria (ICE, en sus siglas en inglés), para que deje de actuar como un cuerpo paramilitar dedicado a aterrorizar. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, se sumó también a otros demócratas que piden que se cree algo “diferente”, porque de la forma en la que actúa “no es aceptable”.

Cualquier demócrata que busca un papel protagonista en el debate nacional pide la desaparición del ICE. Es una de la promesa de campaña de Alexandria Ocasio-Cortez, la nueva revelación política entre los progresistas. Pero hay manifestantes que consideran que es más urgente y necesario que se proceda antes a una amplia reforma de la legislación migratoria y dicen que no es una cuestión de cómo se llame el ICE sino de cómo se supervisa su trabajo a la hora de proteger la frontera.

Te puede interesar

Recen para que EU siga siendo un lugar seguro con Biden: Trump

Spread the love Donald Trump, presidente republicano saliente de Estados Unidos, pidió este martes al …