Inicio / Salud / Herpes zóster: la infección que pueden sufrir los que tuvieron varicela

Herpes zóster: la infección que pueden sufrir los que tuvieron varicela

El herpes zóster es una infección viral que causa una erupción dolorosa. Si bien puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, se presenta, con mayor frecuencia, como una franja de ampollas alrededor del lado izquierdo o derecho del torso, de acuerdo con Mayo Clinic.

El zóster se presenta a causa del virus de la varicela-zóster, que es el mismo virus que provoca la varicela. La clinica señala que si tuviste varicela, el virus permanece inactivo en el tejido nervioso, cerca de la médula espinal y el cerebro. Años más tarde, el virus puede reactivarse y causar zóster.

No es una afección que puede poner en riesgo la vida, pero el zóster puede ser muy doloroso. Las vacunas pueden ayudar a reducir el riesgo de tenerlo, y el tratamiento temprano puede contribuir a acortar la duración de la infección que produce y a reducir las posibilidades de tener complicaciones.

El peligro de la varicela en las personas mayores

Síntomas del herpes zórter

  • Dolor, ardor, entumecimiento u hormigueo
  • Sensibilidad al tacto
  • Erupción cutánea de color rojo que comienza unos días después del dolor
  • Ampollas llenas de líquido que se abren y forman costras
  • Picazón

Y algunas personas pueden presentar:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad a la luz
  • Fatiga

Complicaciones

  • Neuralgia posherpética. En algunas personas, el dolor del zóster continúa mucho tiempo después de la desaparición de las ampollas. Esta enfermedad es conocida como «neuralgia posherpética» y aparece cuando las fibras nerviosas dañadas envían mensajes de dolor confusos y exagerados de la piel al cerebro.
  • Pérdida de la visión. El zóster en el ojo o alrededor de este (zóster oftálmico) puede causar infecciones oculares dolorosas que pueden provocar la pérdida de la visión.
  • Problemas neurológicos. Según qué nervios se vean afectados, el zóster puede causar una inflamación del cerebro (encefalitis), parálisis facial o problemas auditivos o del equilibrio.
  • Infecciones de la piel. Si las ampollas del zóster no se tratan correctamente, es posible contraer infecciones bacterianas de la piel.

¿Cómo se previene?

Si bien no existe una cura para el zóster, el tratamiento inmediato con medicamentos antivirales recetados puede acelerar la curación y reducir el riesgo de sufrir complicaciones.

El zóster dura, por lo general, entre dos y seis semanas. La mayoría de las personas contraen zóster una sola vez, pero es posible contraerlo dos o más veces.

Te puede interesar

Verdades y mentiras sobre los métodos anticonceptivos

Los anticonceptivos, como puede ser la píldora, suscitan muchas dudas relacionadas con su uso, sus …