Inicio / Ciudad / Molina y Echenique, con España en los Juegos y con Italia en el Europeo

Molina y Echenique, con España en los Juegos y con Italia en el Europeo

 El ceutí y el rosarino, tras cambiar de selección, se enfrentan a sus excompañeros en la lucha por una final que evoca a la del 92

La selección española de waterpolo disputó el 20 de agosto de 2016 el partido por el séptimo puesto de los Juegos de Río contra Brasil. Era la despedida olímpica. La selección ganó, pero perdió para siempre a Gonzalo Echenique (Rosario, Argentina; 28 años) y a Guillermo Molina (Ceuta, 34), su capitán y estandarte. Dos años después, los dos se reencuentran con España en las semifinales de los Europeos de Barcelona. Pero como rivales y figuras italianas, su otra nacionalidad. El duelo evocará la histórica final olímpica que disputaran españoles e italianos hace 26 años en las Picornell de Barcelona. Entonces, Italia se impuso por 8-9 en un partido excepcional que tuvo que ser resuelto en tres prórrogas.

El seleccionador italiano Sandro Campagna, jugador de aquel equipo que ganó el oro en 1992, ha convertido ahora a los dos exjugadores de la selección española en piezas claves de la actual escuadra transalpina. A parte del portero, solo Di Fulvio y el goleador Figlioli (10 tantos con un 71% de efectividad) han disputado más minutos que Echenique y Molina en cuatro partidos. Su presencia contra el combinado de David Martín convierte la semifinal en un partido entre excompañeros y ahora ivales.

 El rosarino, en cambio, tuvo que cumplir con las exigencias que le puso el club europeo con más títulos en la Champions League, el Pro Recco genovés, para jugar con ellos: obtener la nacionalidad italiana para no ocupar plaza de extranjero. Echenique, conocido como el Messi del agua, inició su carrera en Europa en el waterpolo barcelonés a los 19 años y posee una de las mejores zurdas del continente. La oferta italiana se presentó como un salto de calidad indudable. Aceleró el proceso para obtener el pasaporte italiano al aprovechar los orígenes de su abuela. Su segundo apellido, Saglietti, daba fe de ello.

Echenique coincidió en el Pro Recco de nuevo con Molina, que acababa de firmar un contrato de tres temporadas. El capitán tenía la intención de dedicarse únicamente a su nuevo club y a su familia italiana: “Me veo más quedándome en Italia que volviendo a España. Allí he forjado toda mi vida, me he casado y mis hijos han nacido allí”. Molina no contaba con apellidos para mostrar orígenes transalpinos. Pero sí con una larga carrera deportiva desarrollada en Italia (suma 12 cursos) y una esposa genovesa: a principios del año pasado obtuvo la doble nacionalidad. Y su carrera lo agradeció: también disputa todas las competiciones del Pro Recco y el seleccionador Campagna empezó a seducirle. “No estoy suficientemente motivado”, le respondió. Pero animado por sus propios hijos, Willy, como le conocen en el mundo de la piscina, aceptó enfundarse el bañador italiano como una manera de agradecer lo que el deporte y la vida transalpina le había regalado.

Dos años después de llorar la eliminación olímpica en Río, Echenique y Molina vuelve a jugar con España. Pero esta vez como rivales.

Te puede interesar

Fin de vespertinas no representa que terminan los contagios: SSa

Funcionarios de la Secretaría de Salud (SSa) llevaron a cabo la última de las conferencias …