Inicio / Ciencia y Tecnología / NASA capta la mayor llamarada solar desde 2017

NASA capta la mayor llamarada solar desde 2017

El pasado 29 de mayo, el Sol lanzó una fuerte llamarada, la más potente que se registra desde octubre de 2017, una especie de fuegos artificiales, informó la NASA. Se trata de un grupo de manchas solares que potencialmente anuncian una mayor actividad del ‘astro rey’.

Aunque las manchas solares aún no son visibles (pronto rotarán en vista sobre la extremidad izquierda del Sol), la nave espacial de la NASA vio por encima de ellas.

Las bengalas eran demasiado débiles para pasar el umbral en el que el Centro de Predicción del Clima Espacial de la NOAA (fuente oficial del Gobierno de Estados Unidos para pronósticos del clima espacial) proporciona alertas.

Las manchas solares pueden indicar el aumento del ciclo solar o también es posible que no ocurra nada. Pasarán unos meses más hasta que se sepa con certeza, informó la agencia espacial estadounidense en un comunicado.

Los científicos y los expertos del clima espacial vigilan este nuevo grupo de manchas solares para ver si crecen o desaparecen rápidamente. Las manchas solares pueden ser presagios del aumento del ciclo solar del Sol y podría volverse más activo.

A medida que el Sol se mueve a través de su ciclo natural de 11 años, en el que su actividad aumenta y disminuye, las manchas solares también aumentan y disminuyen en número.

La NASA y la NOAA rastrean las manchas solares para determinar y predecir el progreso del ciclo solar y, en última instancia, la actividad solar. Actualmente, los científicos están prestando mucha atención al número de manchas solares, ya que es clave para determinar las fechas del mínimo solar, que es el inicio oficial del Ciclo Solar 25. Esta nueva actividad de manchas solares podría ser una señal de que el Sol posiblemente esté acelerando hacia un nuevo ciclo.

Sin embargo, se necesitan al menos seis meses de observaciones solares y recuento de manchas después de un mínimo para saber cuándo ocurrió. Debido a que ese mínimo se define por el número más bajo de manchas solares en un ciclo, los científicos necesitan ver que los números aumenten constantemente antes de poder determinar exactamente cuándo estaban en la parte inferior.

Eso significa que el mínimo solar es una instancia solo reconocible en retrospectiva: podría tomar de seis a 12 meses después del hecho para confirmar cuándo ha pasado realmente el mínimo.

El 29 de mayo, una llamarada solar relativamente pequeña brilló desde estas manchas solares. Las erupciones solares son poderosas explosiones de radiación.

La radiación dañina de una bengala no puede pasar a través de la atmósfera de la Tierra para afectar físicamente a los humanos; sin embargo, cuando es lo suficientemente intensa, puede perturbar la atmósfera en la capa donde viajan las señales de GPS y comunicaciones.

La intensidad de esta llamarada estaba por debajo del umbral que podría afectar el espacio geomagnético y por debajo del umbral para que NOAA creara una alerta.

Sin embargo, fue la primera erupción de clase M desde octubre de 2017, y los científicos estarán atentos para ver si el Sol está empezando a despertarse.

Te puede interesar

¿Cuáles son las vacunas contra Covid-19 aprobadas por la OMS?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aprobado, hasta mayo de 2021, las vacunas …