Inicio / Economía / Ya le duele a la CFE regalar la luz a sus empleados

Ya le duele a la CFE regalar la luz a sus empleados

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) entregó a 14 mil 319 empleados de confianza y 58 mil 101 sindicalizados el equivalente a mil 548.8 millones de pesos en 2018, como parte de la cláusula 67 del contrato colectivo de trabajo vigente entre CFE y el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM).

El suministro gratuito equivale a 350 kilowatts-hora (kwh) mensuales a cada trabajador. Ante esto, se reveló que en enero de este año el desembolso por la electricidad entregada, pero no cobrada, sumó 132.6 millones de pesos, según lo revelado ante la Gerencia de Relaciones Laborales de la Dirección Corporativa de Administración de la CFE.

Se trata de una histórica prestación que data de hace 45 años, puesto que fue pactada desde el primer contrato colectivo de trabajo para el periodo 1974-1976”.

Algo similar ocurrió con la extinta Luz y Fuerza del Centro, que en la cláusula 94 de su contrato 2000-2001 contemplaba el pago a sus trabajadores provisionales, también por el equivalente a 350 kwh por mes.

La cantidad de energía eléctrica otorgada gratuitamente a los 72 mil 420 trabajadores de base de CFE representa una vivienda por empleado, independientemente del número de habitantes de la misma.

Entrega de recurso en efectivo y especie

En los lugares en los que existe red de distribución de la empresa, la ayuda es el suministro del fluido eléctrico por 350 kwh mensuales,  mientras que donde no existen redes de distribución, la compañía entregará una ayuda en efectivo equivalente al costo de 350 kwh mensuales, a través de su recibo de nómina.

Actualmente, casi cuatro de cada 10 trabajadores de la Comisión reciben reciben esta prestación en efectivo, y el resto en electricidad para sus viviendas.

Te puede interesar

México ingresa a lista de los 10 países con mayor atracción de inversión extranjera: SE

México se consolidó como uno de los 10 países del mundo y el primero de …